martes, 24 de noviembre de 2009

Grandes frases para afrontar el día

La vida no es justa, pero aún así es buena.

La vida es demasiada corta para perder el tiempo odiando a alguien.

Tu trabajo no te cuidará cuando estés enfermo. Tus amigos y familia sí. Mantente en contacto.

No tienes que ganar cada discusión. Debes estar de acuerdo en no estar de acuerdo.

Llora con alguien. Alivia más que llorar solo.

Cuando se trata de chocolate, la resistencia es inútil.

Haz las paces con tu pasado para que no arruine el presente.

No compares tu vida con la de otros. No tienes ni idea de cómo es su travesía.

Si una relación tiene que ser secreta, mejor no tenerla.

Respira profundamente. Eso calma la mente.

Elimina todo lo que no sea útil, hermoso o alegre.

Lo que no te mata, en realidad te hace más fuerte.

Nunca es demasiado tarde para tener una niñez feliz. Pero la segunda sólo depende de ti.

Cuando se trata de perseguir aquello que amas en la vida, no aceptes un "no" por respuesta.

Enciende las velas, utiliza las sábanas bonitas, ponte la lencería cara. No la guardes para una ocasión especial. Hoy es especial.

Sé excéntrico ahora. No esperes a ser viejo para serlo.

El órgano sexual más importante es el cerebro.

Nadie es renponsable de tu felicidad, sólo tú.

Enmarca todo supuesto "desastre" con estas palabras: "En cinco años, ¿esto importará?"

Lo que las otras personas piensen de ti, no te incumbe.

El tiempo sana casi todo. Dale tiempo al tiempo.

Por más buena o mala que sea una situación, algún día cambiará.

No te tomes tan en serio. Nadie más lo hace.

No cuestiones la vida. Sólo vívela y aprovéchala al máximo hoy.

Llegar a viejo es mejor que la alternativa.....morir joven.

Todo lo que verdaderamente importa al final es que hayas amado.

Sal todos los días. Los milagros están esperando en todas partes.

Si juntáramos nuestros problemas y viéramos los montones de los demás, querríamos los nuestros.

La envidia es una pérdida de tiempo. Tú ya tienes todo lo que necesitas.

Lo mejor está aún por llegar.

No importa cómo te sientas... arréglate y preséntate.

Cede.

La vida no está envuelta con un lazo pero sigue siendo un regalo.